Ahora en el aire
Damián Muñoz
Damián Muñoz

WhammyPhone, un móvil flexible para tocar música

Seguro te acordas de ReFlex, el primer teléfono móvil flexible del mundo. Sus desarrolladores, un conjunto de científicos del Human Media Lab de la Universidad de Queen (Canadá) diseñaron un nuevo prototipo basándose en este terminal que permite crear música de una forma de lo más creativa mediante la la torsión y la manipulación del cuerpo del terminal.

Este nuevo dispositivo ha sido bautizado con el nombre de WhammyPhone. Está equipado con una pantalla táctil de alta definición de tipo FOLED (Flexible Organic Light Emitting Diode) que cuenta con una resolución de 1920x1080. El panel muestra las teclas que se pueden presionar para reproducir diversos sonidos en el software especializado, y dispone de un sensor de curvatura para conseguir distintos efectos de audio dependiendo del tipo de flexión que realice el usuario.

Embed

Como puedes ver en el vídeo, las posibilidades que ofrece este prototipo son infinitas y absolutamente asombrosas. Es capaz de imitar el sonido de una guitarra, de un violín o de cualquier otro instrumento musical, puede funcionar como una caja de ritmos y permite que el intérprete pueda tocar con sentimiento y con una gran fluidez de una forma muy original.

"WhammyPhone es una nueva forma de interactuar con el sonido usando un teléfono móvil", explica el Dr. Vertegaal, director de la investigación. "Permite un tipo de entrada expresiva que solo se ve en los instrumentos musicales tradicionales".

Una de las aplicaciones más destacadas de este prototipo de teléfono flexible es la guitarra virtual, que ofrece la posibilidad de generar efectos de guitarra eléctrica seleccionando las notas y doblando la parte superior del dispositivo. La función de violín es otra de las más llamativas, que imita los sonidos que se obtienen mediante los movimientos del arco. La opción para crear música electrónica también resulta muy sencilla, práctica y atractiva.

"La importancia del WhammyPhone es que proporciona el mismo tipo de retroalimentación cinestésica que ofrece una cuerda cuando se dobla", indica el Dr. Vertegaal. "Este tipo de efecto es crítico para que los músicos puedan controlar su expresión".