Pablo de León, el argentino que diseñará la primera vivienda en Marte

Pablo de León es experto en diseñar trajes espaciales y ahora creará la primera vivienda humana en Marte.

En la última película de Ridley Scott, "The Martian" ("Marte" u "Operación rescate"), que acaba de ser presentada en el Festival de Cine de Toronto, el actor Matt Damon interpreta a un astronauta que debe sobrevivir en Marte.

Hoy es una trama de ciencia ficción, pero no lo será por mucho tiempo si prosperan los planes de la agencia espacial estadounidense, NASA, que incluyen al argentino Pablo de León, un especialista en la creación de trajes espaciales.

La agencia planea realizar su primer viaje tripulado a Marte en 2030, un desafío considerado épico, empezando por el viaje y siguiendo por cómo vivirán allí los astronautas.

Y es que a diferencia de las misiones tripuladas a la Luna, que duraban en total menos de dos semanas, la expedición a Marte durará años. Por la enorme distancia que nos separa de ese planeta -80 millones de kilómetros en promedio- los astronautas tardarán cerca de un año solamente en llegar (a la Luna se tarda tres días).

Y el plan es que, una vez ahí, pasen seis meses viviendo como marcianos. Aquí es donde entra en la trama Pablo de León, quien tiene 50 años y hace 20 trabaja como ingeniero espacial en Estados Unidos.

De León acaba de ganar un concurso organizado por la NASA para crear un prototipo del hábitat en el que vivirán los astronautas en Marte.

La primera vivienda humana en Marte será como una casa cualquiera.

"Tendrá cuatro camarotes independientes con puertas para que haya privacidad, cocina, una mesa con sillas para cenar o reunirse, un baño con ducha y un área científica y de recreación", enumera.

Los espacios serán relativamente grandes: la parte de los camarotes medirá 12 metros de largo, y las distintas áreas tendrán 5 x 3 metros.

Incluso habrá un invernadero donde los astronautas podrán producir plantas para reforzar su dieta, con ayuda de un suelo especial con nutrientes y fertilizantes, y unas luces LED (diodo emisor de luz).

Contará con cocina, espacio de comedor, baño con ducha y camarotes individuales, además de laboratorios y un invernadero.

Por eso los expertos no solo quieren confirmar si hay algún indicio de que hay o hubo vida.

También quieren entender qué fue lo que le pasó a Marte para convertirse en el lugar inhóspito que es hoy.

La esperanza es que esa información pueda ayudar a la Tierra –cada vez más contaminada- a entender mejor los efectos del cambio climático.

Pero más allá de lo que se logre, De León señala que lo más importante de la misión a Marte será mostrar que la especie humana tiene más opciones dónde vivir que la Tierra.