Ahora en el aire
Damián Muñoz
Damián Muñoz

MIT desarrolla una pantalla de cine para ver en 3D sin lentes

Parece que los dolores de cabeza y mareos cuando vamos al cine quedarán en el pasado.

La experiencia en 3D a la hora de ver películas todavía sigue generando ciertas discrepancias en los espectadores, en vista de la discusión sobre si efectivamente hay beneficios en este formato. De todas formas, la industria y la tecnología no ha descansando para seguir explotando este tipo de proyección, llegando al punto de que hoy en día contamos con televisores para poder ver producciones sin la necesidad de unos lentes, aunque esto no se ha podido replicar en la pantalla grande, hasta ahora.

De acuerdo a CNET, un grupo de investigadores en Ciencias de la Computación del MIT y del Laboratorio de Inteligencia Artificial desarrollaron un método, denominado Cinema 3D (qué original) que permitiría percibir este efecto de profundidad sin la necesidad de contar con las molestas gafas, que como sabemos pueden provocar mareos y dolores de cabezas a algunas personas. Un sistema que a simple vista recordaría lo que pasa con la Nintendo 3DS, aunque a una escala mayor.

Embed

Para ello, se lleva a cabo un proceso denominado como barrera de paralelaje, que corresponde a un dispositivo que va delante de una pantalla, que permite mostrar a cada uno de los ojos de los espectadores grupos diferentes de píxeles, en lo que se conoce como una imagen estereoscópica. La dificultad de esto es que las personas deben estar a una distancia en común de la pantalla, lo que es prácticamente imposible en una sala.

Sin embargo, para poder corregir este inconveniente, los expertos están configurando la dirección de estas barreras a lugares determinados y para que las pantallas sean usadas en salones de cine diseñados exclusivamente para este formato, de manera que se tenga el cálculo y la proyección de la imagen a cada una de las butacas.

A pesar de ser un proyecto prácticamente en pañales (de hecho, se han hecho pruebas en monitores del tamaño de una libreta tamaño carta), los investigadores aseveraron que este sistema permite ver contenido en 3D sin perder nitidez, brillo ni resolución, además de que no provoca malestares en los espectadores. Quién sabe si la tecnología pueda ser perfeccionada, pero es un avance interesante en la materia y quizás solo así se podría establecer definitivamente como él formato rey para ver una película.