Ahora en el aire
Romina Carballo
Romina Carballo

Miley Cyrus y Zoe Kravitz no se despegan

Miley Cyrus y Zoe Kravitz no se despegan

La hija de Lenny Kravitz y la polémica cantante, quienes no pararon de hacerse fotos juntas durante toda la noche, han disparado los rumores sobre algo más que amistad

Miley Cyrus es la reina de la provocación. En su empeño por deshacerse de la sombra de Hannah Montana, la que fuese ídolo infantil hace unos años no pierde oportunidad en demostrar que de inocente, tiene poco.

Su cuenta de Instagram es la mejor plataforma que tiene para mostrar al mundo que sus gustos y aficiones son, cuanto menos,su última aparición pública en la Gala MET ha vuelto a ponerla en el foco de mira por dos motivos que nada tienen que ver con su carrera musical. Su vestido, por una parte, que mostraba carne aunque, sorprendentemente, le cubría los pechos. Por la otra, su acompañante Zoe Kravitz, hija del músico Lenny Kravitz, con quien muchos ya empiezan a especular sobre un posible romance.

Las jóvenes, ambas dedicadas a la industria musical, llegaron juntas a la fiesta y así se mantuvieron durante toda la noche. Decenas de instantáneas las muestran inseparables, riendo y pasándolo bien como cualquier par de amigas. Tanto Cyrus como Kravitz eligieron prendas que dejaban al descubierto parte de su anatomía, aunque algunas publicaciones americanas ya han catalogado sus atuendos como de "ropa interior". Miley por optó un vestido largo que dejaba al aire los costados de su abdomen, resultando provocativo pero sin exceder los límites de la vulgaridad a la que nos tiene acostumbrados. Zoe, por su parte, también llevó un vestido con caída hasta los pies pero totalmente transparente, con lo que una especie de body negro era lo único que cubría su cuerpo.

Las chicas se pasaron toda la noche haciéndose fotos divertidas que, evidentemente, compartieron en sus redes sociales.

En el videoclip de la canción, cuyo título Bitch sigue la línea de "lo incorrecto" que tanto les gusta, aparece Zoe Kravitz haciendo un dueto con su amiga Miley. En ropa interior y fumando algo que poco se parece a un cigarrillo, las cantantes juegan sobre una cama y se apuntan a la cabeza con pistolas de juguete. Sus gestos insinuantes, los primeros planos de sus nalgas y el detalle de un tanga colgado del pomo de la puerta, son una prolongación de la cercanía que últimamente muestran las dos.

Embed