Ahora en el aire
Fede Gentile
Fede Gentile

Google nos acerca a Terminator

Altas, el robot humanoide de Google, da nuevos pasos hacia el Terminator del futuro

La nueva versión está diseñada para realizar tareas en entornos inaccesibles y es capaz de superar una orografía complicada y en situaciones de gran dificultad como la nieve

La firma especializada Boston Dynamics, propiedad de Alphabet (antes Google), ha mostrado la nueva generación de Atlas, uno de los robots más avanzados de la actualidad. La nueva versión, de estética más estilizada, tiene un peso menor (84 kilogramos) y de menor tamaño (175 centímetros) y está diseñado para realizar tareas en entornos inaccesibles y es capaz, según el desarrollo alcanzado, de superar una orografía complicada y en situaciones de gran dificultad como la nieve. Ello lo consigue gracias a la incorporación de nuevos sensores que analizan en tiempo real el terreno por el se avanza.

Embed

Uno de los retos de la robótica es conseguir que los robots sean cada vez más autónomos y capaces de moverse de una manera más fluida. La nueva versión de Atlas se equilibra para superar los diversos obstáculos, un verdadero hito de la industria, que ve como poco a poco se van superando nuevas metas, aparentemente banales.

Otro de los logros obtenidos es su capacidad de recoger paquetes de un peso considerable (en torno a los cinco kilogramos) para depositarlos en una estantería. Además, el robot es capaz incluso de superar otro obstáculo: en los ensayos uno de los técnicos de Boston Dynamics le tira la caja al suelo con un palo de hockey y, de forma automática, consigue reaccionar a tiempo para continuar con la tarea ya programada.

Esta actividad permitirá, en un futuro, mejorar los procesos de almacenamiento en las empresas. Atlas, en la nueva generación, ha mejorado su capacidad de ponerse erguido. Los investigadores han conseguido que la máquina sea capaz de levantarse cuando, de una manera deliberada, un ser humano lo ha tirado al suelo. Es capaz de soportar los esfuerzos de sus «cuidadores».