Ahora en el aire
One Hot Singles
One Hot Singles

El mal de la basura electrónica

Millones de celulares, cámaras, computadoras y cables van a parar a la basura en todo el mundo, lo que supone una bomba de tiempo para la salud y el medioambiente. Según el informe de la ONU, cada argentino genera más de 10 kilos de basura electrónica por año.

En promedio, cada habitante del planeta genera siete kilos de basura electrónica y los cálculos de la ONU prevén que en los próximos tres años esos residuos aumenten un tercio.

La basura per cápita producida varía según la riqueza y consciencia ambiental de cada país. Va desde los 63 kilos que genera un catarí, pasando por los casi 30 de un norteamericano, los 23 de un alemán, los 18 de un español, los 10 de un argentino, los 7 de un brasileño o los 620 gramos de un maliense.

Muchos aparatos electrónicos, que tienen una vida cada vez más corta, están cargados de metales pesados muy dañinos para la salud. Materiales como el plomo, el mercurio, el cadmio o el zinc pueden ser una fuente contaminante a largo plazo si no se los recicla de forma adecuada.