Ahora en el aire
María del Mar
María del Mar

El arte puede aliviar tu ansiedad y mejorar tu creatividad

Investigadores del American Journal of Public Heath hicieron un análisis de más de 100 estudios sobre el impacto del arte en nuestra salud y en cómo nosotros mismos podemos sanarnos. No sólo se centró en una disciplina, sino que cubrió áreas como la música hasta la danza y las artes visuales. Cada uno de los estudios examinó a más de 30 pacientes con enfermedades crónicas y cáncer, pero también tiene relación con las condiciones psicológicas que mencioné previamente (que estas enfermedades pueden causar).

Estos son sólo algunos efectos que las actividades de creación artística tuvieron en los pacientes que fueron parte de los estudios:

El arte llena vacíos ocupacionales. Si una persona solamente se enfoca en su enfermedad (o su condición) y lo convierte en algo enorme, jamás logrará distraerse de eso y atraerá incluso más atención. La creación le permite a las personas dedicar su mente a algo más, distrayendo de las aflicciones que pueda tener a causa de sus problemas.

Reducir las emociones de pesadez y dolor, mientras se aumentan las motivaciones, el bienestar de las personas que sufren de alguna aflicción encuentran una mejora en su salud física y mental. El sentimiento de logro al crear algo con lo que nos sentimos satisfechos aumenta nuestra felicidad y lo que deriva en los sentimientos positivos.

La creación de cualquier tipo de arte y la motivación por seguir todos los días disminuye la tristeza y los pensamientos abrumadores que llenan la cabeza de las personas con depresión. Al encontrar una salida para su sufrimiento o las ideas que navegan por su mente, sirve como un escaparate para esa condición y también para mantenerse más tranquilo. Especialmente en las personas que padecen una enfermedad, la ansiedad puede destruir su mente al nublarla por todo lo que piensan. Al igual que su efecto con la depresión, el arte sirve como una forma de calmar esos pensamientos ya que distrae del resto de los problemas mientras la persona se centra en la creación. Incluso en aquellas personas que no tienen depresión diagnosticada, puede reducir aquellos pequeños sentimientos negativos. Si el arte es creado en grupo o si se tiene una retroalimentación, la motivación positiva elimina cualquier posibilidad de pensamientos que afecten la salud mental de cualquier persona. Eventualmente dedicará más tiempo a la creación y canalizará dichas emociones en su obra.

Cuando una persona sufre de ansiedad y depresión no tiene un flujo claro de ideas y las ganas de hacer cualquier cosa son nulas. La motivación e impulso que nos da la creación de arte, especialmente en las personas con enfermedades, hace que esas características desaparezcan y permitan una apertura más amplia a descubrir el mundo exterior con un flujo más claro de ideas.

Nuestras manos no deberían ser para golpear ni cubrirnos la cara cada que nos sintamos tristes, son para crear y mantenernos fuerte mientras seguimos adelante.