Ahora en el aire
One Hot Singles
One Hot Singles

De la pantalla curva al smartphone enrollable

Los fabricantes de smartphones no dejan de buscar maneras de reducir el tamaño de éstos. Samsung ha registrado unas patentes que muestran pantallas flexibles y enrollables a modo de pergamino, algo que podría conseguir el objetivo a medio plazo.

Siempre es bueno recordar como hemos llegado al punto en que estamos en tecnología para saber cómo pueden llegar los avances del futuro. En ese sentido, ahora la tecnología curva en pantallas está llegando a consolidarse en televisores de salón y sobre todo, en terminales de gama alta como el Galaxy S6 Edge o el S6 Edge+. Pero hemos tenido que recorrer un largo camino hasta aquí, desde el Nexus S hasta el Galaxy Round, pasando por el Galaxy Nexus. Al principio podía parecer una tecnología que no llevaba a ningún puerto, pero ahora es el considerado mejor diseño del año.

La próxima evolución de todo esto eran las pantallas flexibles, es decir, las que no sólo están curvadas de manera rígida y fija, sino cuyas formas se pueden modificar con cierta tolerancia. Por eso, Samsung lleva años trabajando en pantallas plegables, y hoy nos llega la información de una nueva patente que muestra una posible aplicación práctica. Hablamos de un dispositivo con una forma similar a lo que podría ser una tablet o un smartphone que tendría dos estados.

Uno de ellos sería enrollado como un pergamino clásico, y el otro, sería con la pantalla estirada hacia fuera manteniendo una parte circular en el mismo estado, que es donde suponemos que iría la mayor parte electrónica y de alimentación.

Dados los avances en pantallas flexibles AMOLED, es de esperar que esa fuese la tecnología usada en este smartphone, aunque según la patente, Samsung no descarta LCD.

La carrera por hacer el mejor smartphone se encamina prácticamente a hacerlos más y más reducidos

Básicamente, lo que siempre se busca, ahorrar espacio. Llegará un momento en que el un teléfono no se pueda hacer más fino, pero seguirá ocupando un espacio relativamente grande, y esta podría ser una de las soluciones futuras para ahorrarlo. Otro podría ser un smartphone plegable de la misma forma en que cerramos un libro, pero según los estándares actuales parece menos atractivo y más de los años noventa.