Ahora en el aire
One Hot Singles
One Hot Singles

7 rutas del mundo para recorrer en moto

Viajar en moto es, por lejos, una de las sensaciones más lindas que hay. Nada se compara con la libertad que sentimos al acelerar mientras el viento empieza a golpear nuestra cara.​

Por eso es que si te gustan las motos, estás pensando en comprar una o andás en busca de una excusa para tomarte unas vacaciones, esta nota es para vos. Te mostramos 7 rutas del mundo que deberías recorrer al menos una vez en la vida. ¡Ponete el casco y acompañanos!

7. Pacific Coast Highway (Estados Unidos)

ruta02.jpeg

En nuestro primer recorrido viajamos a Estados Unidos para manejar a través de la Pacific Coast Highway. Atraviesa de norte a sur toda la costa oeste del país y la podemos realizar en 2 tramos: el norte, que nace en el estado de Washington y finaliza en Oregon (la N-101) y el sur, que atraviesa toda California (la N-1).

Es este último tramo el que se lleva todas las miradas por las vistas emblemáticas que nos ofrece: el puente Golden Gate en la Bahía de San Francisco, el Bosque Nacional Los Padres, la región de Big Sur y las míticas playas de Santa Mónica. Un auténtico paraíso para el motoquero que llevamos dentro.

Luego de pasar por Los Ángeles y San Diego, nos alejamos de la costa para entrar a México por Tijuana. Allí nos tocará un tramo desértico y de pequeños poblados a través del que podremos retomar la costa y viajar hacia Ensenada, recorriendo toda la península de Baja California hasta llegar a Cabo San Lucas.

​6. Carretera del Atlántico (Noruega)

Ruta 03.jpg

La ruta que une Oslo (capital de Noruega) y Cabo Norte posee un tramo de 8 km que es del que vamos a hablar. Se trata de La Carretera del Atlántico, que conecta las ciudades de Kristiansund y Molde.

Este recorrido es uno de los destinos predilectos para los motoqueros por las panorámicas que ofrece de los Fiordos noruegos. El tramo en zigzag une distintos poblados a través de puentes que son una auténtica maravilla de la ingeniería moderna.

Desde allí podremos conectar con la Trollstigen, una ruta de 106 kilómetros que atraviesa cascadas, valles y laderas, ofreciendo una vista increíble del interior de Noruega. Desde allí podremos seguir viaje hasta Cabo Norte, uno de los puntos más septentrionales de toda Europa.

5. Circuito de Ciudad del Cabo (Sudáfrica)

Ruta 04.jpg

Ciudad del Cabo ofrece uno de los paisajes más imponentes del continente africano, lo que la convierte en un destino imperdible para los fanáticos de las travesías en 2 ruedas. Desde allí, podremos realizar el Circuito de Ciudad del Cabo, que recorre parte de la costa y el interior del país.

El primer tramo, de 360 kilómetros, tiene como destino Port Elizabeth y se llama <>. Su nombre proviene de las más de 20 mil especies florales que crecen a la vera del camino.

Luego, tomamos dirección norte para atravesar el Parque Nacional Addo (cuidado allí con los elefantes) y regresaremos al este, tomando la R75, la 329 y luego la 407. Durante el camino rodearemos inmensas reservas naturales hasta llegar al paso de Swartberg, zona vitivínicola por excelencia que conecta con la Ruta 62 y nos permitirá regresar a nuestro punto de partida.

4. Camino de los Pirineos (España, Francia y Andorra)

Ruta 05.jpg

El camino de los Pirineos atraviesa en su mayor parte la frontera entre España y Francia, aunque nos ofrece la posibilidad de explorar otras regiones no tan conocidas como Andorra. No solo sus imponentes paisajes hacen de esta travesía algo imperdible: sus variadas curvas, escaso tráfico y excelente estado de mantenimiento harán de este recorrido un auténtico paseo.

La ruta es además muy concurrida por ciclistas que buscan experimentar algunos de los tramos por donde pasa el mítico Tour de France. Durante el recorrido, podremos además visitar el Museo Dalí en Figueras y conocer Andorra la Vella (si, con V) hasta llegar al imponente Mar Mediterráneo.

3. Travesía de la ​Isla Sur (Nueva Zelanda)

Ruta 06.jpg

Considerada por muchos como la ruta más linda de Oceanía, sus 2100 kilómetros nos permitirán recorrer de pies a cabeza la Isla Sur de Nueva Zelanda.

La travesía le da una vuelta completa a la isla para finalizar en la ciudad de Christchurch. En el camino visitaremos el estrecho de Cook, el lago Mapourika, el glaciar Franz Josef y el Parque Nacional Aspiring.

Al igual que el Camino de los Pirineos, la ruta ofrece buen asfalto, poco tráfico y paisajes naturales tan imponentes que tendrás que prestar mucha atención al camino para no distraerte.

2. Ruta 66 (Estados Unidos)

Ruta 07.jpg

No por nada le dicen <>. La Ruta 66 es, por escándalo, la más conocida en el mundo producto de las miles referencias presentes en obras de la literatura, la música y las películas a lo largo de los últimos 100 años.

La carretera nace en Chicago, en el estado de Illinois y a lo largo de sus casi 4 mil kilómetros atraviesa el corazón de los Estados Unidos, pasando por estados como Missouri, Oklahoma, Texas, Arizona, hasta su destino final en Los Ángeles.​

Su arraigo en el imaginario colectivo es tal, que quien la visite podrá experimentar de primera mano todos los elementos sociales y culturales que componen el American Way of Life. Un recorrido que todos debemos hacer al menos una vez en la vida.

1. Ruta 40 (Argentina)

Ruta 08.jpg

La número 1 de esta lista es curiosamente, la más accesible para nosotros por la cercanía. La Ruta 40 es una de las más celebres de todo el continente y todo un emblema nacional para los argentinos. Sus 5 mil 300 km de longitud corren en paralelo a la Cordillera de los Andes y atraviesan de norte a sur el país: desde Santa Cruz, hasta La Quiaca, en Jujuy.

Al ser la más larga de Argentina, atraviesa numerosos parques nacionales y puntos turísticos imperdibles para cualquier visitante: las ruinas precolombinas de los indios Quilmes en Tucumán, la ruta del vino en Mendoza y San Juan, el camino de los 7 lagos que une San Martín de los Andes con Villa La Angostura, y el Glaciar Perito Moreno en Santa Cruz hasta llegar al Estrecho de Magallanes.

El trayecto representa además todo un desafío para los motociclistas, que deberán enfrentarse a largos y solitarios tramos en las más duras condiciones. Esto hace que la Ruta 40 ofrezca una experiencia única en el mundo y sea, sin lugar a dudas, la primera opción en la lista para aquellos que quieran realizar una auténtica travesía en moto.